El marketing en el sector salud, ni es caro ni es poco ético.

marketing sector salud

Marketing es una palabra fea para muchos profesionales de la medicina. Sólo pensar en ella le vienen a la cabeza un vendedor de colchones en el programa de Maria Teresa Campos.

¿Pero porqué? ¿Cómo puede ser útil el marketing en el sector salud para ofrecer un mejor servicio? ¿De verdad no es ético?

La verdad, marketing es un concepto bastante mal entendido para gran parte de las personas que no están en el sector, y a veces sobre todo debido a malas prácticas publicitarias, es un término con connotaciones negativas. Pero la realidad es que no hay mejor acción que demostrar el valor real de un producto o servicio, y eso es marketing, también en el sector de la salud.

Para entender como puede ayudar el marketing sanitario a un hospital o una clínica lo primero que necesitas averiguar es porqué un paciente elige un proveedor sanitario u otro. Un ejemplo: una amiga es la directora de urgencias de un hospital, bastante grande. En otoño el número de pacientes aumentó de una forma significativa. Así que el director de marketing le preguntó que cómo lo había hecho y que si podía volver a hacerlo …. RIDÍCULO. Obviamente, hay cosas que no están en nuestra mano y eso fue por factores exógenos al hospital, y a mi amiga claro.

El número de pacientes que enferman o tienen episodios agudos que les obligan a ir a urgencias no podemos controlarlo. Sin embargo, si ya están enfermos y tienen que tomar una decisión sobre a dónde acudir, entonces sí que puedes influir en su decisión. Si es el único hospital de la cuidad, pues claro, ¡no cuenta!

Cuando un paciente elige un centro sanitario hay un conjunto de factores que lo determinan. La calidad del servicio sanitario es prioritario, siempre, pero, ¿cómo hacen esa valoración los pacientes? Es algo muy subjetivo y a menudo aspectos adicionales influyen.

marketing sector salud

Un ejemplo mucho más claro es una aerolínea. ¿Un pasajero valora la calidad de los motores de un avión? No pueden ver los motores, pero sí que valoran la limpieza, la comida, la amabilidad … Y al final cuando aterrizan hacen un resumen mental con todos estos datos.

Para una clínica, si en la sala de espera tienes revistas de la boda de Bárbara Rey y Ángel Cristo, ¿quiere decir que no estás actualizado tampoco en tus habilidades profesionales? Si la sala de reconocimientos está sucia o desordenada, ¿quiere decir que los aparatos de usas también los están? Tu imagen, o la de tu clínica es una herramienta de marketing. ¿Porqué crees que algunas clínicas contratan a profesionales de marketing sanitario? Imagen, percepción, cercanía. Si eres un buen profesional, ¿porqué no usar herramientas de marketing para atraer pacientes?

Otra forma de aumentar el número de pacientes es diferenciarte. Por ejemplo, aumenta o cambia los horarios de apertura, ofrece un servicio en casa, introduce servicios complementarios, etc. Y sino sabes cómo mejorar, simplemente pregunta. Puedes usar una pequeña encuesta o aprovechar el tiempo que están en la consulta para una breve conversación. 

A veces, la amabilidad del personal, el recordatorio por teléfono, o la carta de felicitación de cumpleaños cuentan más de lo que pensamos. Y a igualdad de condiciones, si otros lo hacen y tú no, ¿a quién elegirías? Yo al que más me mime y con el que me sienta más cómodo.

Haz publicidad sanitaria, sin miedo, pero siempre con honestidad y tratando de reflejar tus valores como profesional. La clave para que sea efectiva es que elijas el lugar adecuado. Suena obvio, pero si quieres más niños en tu consulta haz publicidad en lugares donde puedan leerla los padres como el periódico local, o incluso puedes tratar de llegar a un acuerdo con el colegio para ofrecer servicios a medida.

En resumen:

  • El marketing no es una palabra incompatible con salud, simplemente se trata de influir al paciente para que te elija, demostrando que eres un buen profesional.
  • La mejor forma de empezar con buenas acciones de marketing es ofrecer un servicio impecable a tus pacientes.
  • En otros sectores funciona, y no está malentendido. Empieza a usar técnicas de marketing sanitario porque sino otros lo harán por ti.
  • El marketing sanitario no tiene porqué costar una fortuna ni causarte un dilema moral. Simplemente, haz saber a los pacientes que estás ahi, quién eres y dónde estas. En un mundo, donde el intrusismo destaca y la inmoralidad también, ¿porqué no comunicar a las personas que eres un buen profesional y estás acreditado para la práctica sanitaria?