LA GESTIÓN DE LAS REDES SOCIALES DE UNA CLÍNICA

gestión de redes sociales de una clinica

Es indiscutible la revolución que ha tenido las redes sociales. A diario miles de personas se meten en sus perfiles de Facebook, Twitter, Instagram … para conocer las últimas noticias que han ocurrido en el mundo, cotillear los últimos acontecimientos de sus amigos o personajes públicos, consultar información sobre todo tipo de temas, o incluso realizar compras. Con las redes sociales sanitarias ocurre lo mismo. Cada vez más pacientes acuden a las redes sociales de una clínica o a Internet para buscar un especialista o bien información concreta sobre una dolencia determinada.

¿PORQUÉ ES IMPORTANTE UNA BUENA GESTIÓN DE REDES SOCIALES EN UNA CLÍNICA?

Según un estudio publicado recientemente en Estados Unidos, en los últimos cinco años, el número de personas adultas que usa las redes sociales ha aumentado un 45%, lo que quiere decir que la mitad de las personas mayores de 18 años está inmersa en el mundo de las redes sociales y se espera que este porcentaje continúe creciendo.

¿Qué quiere decir esto? Que cada vez más pacientes acuden a las redes sociales de una clínica, a Internet para buscar un especialista y sus críticas o información concreta sobre una dolencia determinada. Por esto, es fundamental cuidar la imagen de su clínica en Internet y la redes sociales para captar nuevos pacientes.

Por otro lado, al disponer de redes sociales se expone a que el público le realice críticas públicas que verán otras personas a parte de usted, ya sean buenas o malas, estas últimas realizadas a veces por los pacientes al quedar descontentos con algún servicio ofrecido y otras incluso por su propia competencia, por lo que parte de su reputación dependerá de las redes sociales.

¿Es mejor no tener redes sociales de su clínica antes que exponerse a un riesgo?

Su clínica ya está en las redes sociales, lo quiera o no.

Si una clínica cuenta con redes sociales es evidente que está más expuesto a críticas falsas o desmesuradas, (ya se sabe que las opiniones positivas no se escriben tan a menudo como las negativas) sin embargo, ¿es mejor no tener redes sociales de su clínica antes que exponerse a un riesgo? La respuesta es NO.

Quiera usted o no quiera, su clínica ya está en Internet. Hablarán de su clínica o su labor como profesional, en las redes sociales, comparándola en foros, en Google my Business y en otros directorios. Si su clínica está en las redes sociales, al menos, puede neutralizar esas opiniones negativas y obviamente, agradecer las buenas críticas. No podrá eliminar las malas críticas pero si realizar acciones para disimularlas o hacerlas olvidar con otras mejores.

Una Gestión Profesional  de las Redes Sociales de una Clínica

Desde MKT Salud le aconsejamos que si usted tiene una clínica, hospital o centro médico en general, contrate a un community manager, persona especializada en la gestión de las redes sociales, o a una agencia de marketing sanitario que gestione las redes sociales. Ejem. nuestro teléfono (por si acaso):  911 841 933.

¿Por qué? Las redes sociales requieren una dedicación constante: publicar posts regularmente, estar al tanto de responder dudas de pacientes en el mismo día al ser posible, saber qué publicar y cuando publicarlo para que tenga un alcance mayor, etc. Cualquiera de estas dos opciones le proporcionará un servicio de alta calidad, además de ahorrarle a usted mucho tiempo, de manera que la clínica sea lo más atrayente posible, dentro de las posibilidades de cada una, para su público objetivo.

¿Es un servicio caro? Depende, ¿ cuánto le cuesta a usted una mala crítica de un paciente? Piense en una mala crítica de un hotel o de un restaurante, si usted la lee ¿iría? Probablemente siga buscando opiniones o directamente acuda a otro lugar, ¿verdad? En el sector sanitario una mala crítica pesa aun más, ya que se juega con la salud de las personas.

Por último, debe tener en cuenta que de nada sirve mentir en las redes sociales. No merece la pena gastar dinero en generar contenido para atraer al paciente si luego cuando este llega se encuentra que no ofrece lo que publicaba en las redes sociales que era lo que quería, esperaba o necesitaba de su clínica, porque no comprará sus servicios y además no hablará bien de su clínica al resto, generándole así una mala reputación.