La comunicación online pisa fuerte en el sector sanitario

Es un hecho que el uso de Internet y de las redes sociales se ha integrado en la vida cotidiana de millones de personas en todo el mundo. La interactividad, la posibilidad de establecer conversaciones con las instituciones y profesionales, respuestas a las necesidades y dudas del público son hechos que el mercado ya busca en cualquier empresa y el sector sanitario ya no es una excepción.

Los usuarios y pacientes demandan cada vez un mayor contacto con los profesionales médicos, una mayor información sobre los trastornos y/o enfermedades que padecen, la cercanía y sentirse cuidado, atendido, así como tener un seguimiento continuo.

Cada día se incrementa el número de empresas del sector sanitario que ofrecen a sus clientes un servicio de comunicación online, a través de las redes sociales, las páginas web y los blogs.

La comunicación online ya es un elemento diferenciador que los usuarios valoran muy positivamente a la hora de elegir un profesional médico u otro.

El hecho de ofrecer esta prestación a los pacientes y sus familias facilita el contacto constante y directo con los profesionales médicos de las distintas disciplinas sanitarias. Este aspecto es valorado muy positivamente por los usuarios, hasta tal punto que a la hora de elegir un médico u hospital, lo valoran como una parte más del seguimiento y atención de su enfermedad y/o trastorno.

Y es que, el uso de esta herramienta multifuncional aumenta las posibilidades de ofrecer un mejor servicio y este hecho mejora la satisfacción de los usuarios. Por tanto, el uso de las redes sociales, los blogs y la marketing online en general por parte del sector sanitario, es una novedad que cada vez se está extendiendo con más fuerza entre los profesionales médicos.

Facebook y Twitter son las plataformas preferidas para darse a conocer entre los pacientes, y la creación de blogs sobre la especialidad del profesional permite consolidar la reputación del mismo, que complementa y refuerza su actividad offline.

Además, el hecho de que una clínica, hospital o centro de especialidades, ponga a disposición de los usuarios este servicio, multiplica las posibilidades que tienen de darse a conocer de forma global. Este hecho puede repercutir positivamente en su futuro más inmediato, en forma de nuevos pacientes, subvenciones, planes de formación, proyectos de investigación, etc.
Sin duda alguna, las nuevas tecnologías pueden abarcar cualquier ámbito. En el que se refiere al sector sanitario, la respuesta por su parte es clara: facilitar en la medida de lo posible una comunicación online y directa con pacientes y usuarios. El fin será mejorar la calidad de la atención.